Te sientas a estudiar,trabajar o cualquier actividad productiva y a los 15 minutos te das cuenta de que ya no sabes ni que estabas haciendo.

Mantener la atención en algo puede ser muy difícil sobre todo cuando esta actividad/tarea/trabajo que estamos realizando no nos gusta.

Aquí no estamos poniendo de ejemplo a personas con problemas de déficit de atención, las cuales requieren tratamiento, estas pautas de atención están hechas para que siendo una persona que se distrae constantemente pueda mejorar su atención y concentración.

#1 Mentalidad

Si eres de las personas que aborrece el trabajo y prefiere estar mirando el teléfono atrasandolo lo máximo posible, tenemos una idea para ti.

La mentalidad a la hora de afrontar una tarea productiva puede ser clave para determinar la atención que le vas a dar. Es recomendable que tengas dos cosas en mente:

  • Pierdes más tiempo pensando en que no quieres hacer algo, que en hacerlo.
  • Imagina la actividad como una competición, un contratiempo o date una recompensa por el trabajo que realices.

#2 Variación

Tienes muchas tareas que hacer de diferentes tipos, siempre tenemos la típica frase de «haz lo más dificil al principio», pero pocas veces funciona.

Lo que si te ayudará a mantener la atención más tiempo es a ir intercambiando de tipo de trabajo mediante vas avanzando, es decir, si sabes que normalmente retienes la atención en algo por 30 minutos, empieza con esa tarea, dale 25, descansa 5 y luego cambia a otra totalmente diferente.

#3 Costumbre/Hábito

Posiblemente el apartado más importante, como en muchos ejemplos en diferentes hábitos, de nada sirve forzarte a tener una tarde de atención perfecta si sabes que a la siguiente no vas a poder estar ni 20 minutos sin distraerte.

Lo mejor para estos casos es ir poco a poco, construyendo un hábito de estudio, en pocas palabras, no te quemes.

Es mucho mejor si cada día vas aumentando el tiempo de estudio por 10 minutos que si un día consigues tener 4 horas de productividad y al siguiente solo 1.

#4 Reconoce las distracciones

Es una parte vital a la hora de convertirte en una persona productiva, si empiezas a conocer las pequeñas pautas que tienes cuando no quieres hacer algo podrás estar más en control de tus distracciones.

Algunos ejemplos son: hambre, ganas de mirar el teléfono, sensación de querer ir al baño o preguntar algo a alguien, el objetivo con esto es que identifiques las causas que hacen que dejes de ser productivo y que siempre se repiten, después es la fuerza de voluntad la que las tiene que mantener a raya.

Como podemos ver, distraerse es algo muy fácil y muy común, espero que después de leer esto puedas empezar desde ahora mismo a construir un hábito de atención.

¿Hay algo más que haces para cuando te distraes? ¡No dudes en dejarlo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *